Negocios

Río 2016: Delegación sueca deja Villa Olímpica por mal estado de departamentos

El malestar llegó a tal punto que las delegaciones de Australia y Suecia optaron por retirar a sus deportistas de la Villa Olímpica y alojarlos en hoteles, a la espera de que los problemas se solucionen.

El Comité Organizador Río 2016 prometió que la Villa estará "cien por ciento" lista este jueves. Por su parte, Gerardo Werthein, presidente del Comité Olímpico Argentino señaló: "vamos a privilegiar el alojamiento de nuestros atletas en la Villa. Por lo menos, los colores (de la delegación, verde y amarillo) son los mismos", expresó el alcalde, que en medio de los problemas había dicho que pondría un canguro en la puerta del edificio de la delegación oceánica para que se sintieran en casa.

Pero no todos se quejan de las instalaciones de la Villa. "Ninguno de nuestros atletas se quedará en la Villa en los próximos dos días".

Las delegaciones de Italia y Bielorrusia fueron las últimas que se sumaron a las quejas que llevaron a Australia y Argentina a aplazar su ingreso a la Villa Olímpica, informó el portal "GloboEsporte".

Según diferentes delegaciones, algunos apartamentos tienen problemas eléctricos e hidráulicos, como sanitarios que no funcionan, filtraciones de agua y conexiones eléctricas sin funcionar, que según el Comité organizador deberán ser subsanados hasta el jueves con el trabajo 24 horas de 630 hombres.

Desde el martes por la noche, atletas australianos comenzaron a instalarse en la Villa ya reparada.

En una reunión en la villa, Paes se disculpó y admitió que Australia estaba en "el peor edificio". "Efectivamente han habido muchas quejas y nosotros también hemos elevado las nuestras cuando llegamos el domingo". "Uno de los edificios más afectados es el nuestro", describió el titular del COA. "Lo sucedido en la Villa Olímpica sirve como alerta para que el problema no se repita", explicó Paes, acompañado del ministro de Deporte, Leonardo Picciani.

Entre otros, Río 2016 se vio bajo la sombra del virus del Zika, la inestabilidad política, la crisis económica, la contaminación de las aguas en las que se realizarán competiciones acuáticas, la inseguridad en Río de Janeiro y en los últimos días el temor a que ocurran atentados terroristas durante el evento.

Lo que casi se convierte en un incidente diplomático, como dijo el alcalde de Río de Janeiro Eduardo Paes, tuvo un final feliz el miércoles en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro.



Сomo este

Más reciente




Recomendado