Negocios

Fitch cambia a negativa la perspectiva de la calificación de México

Fitch Ratings revisó la perspectiva de la nota crediticia de México, que pasó desde estable a negativa, en base a un aumento de los riesgos desatados por la victoria de Donald Trump, que implicarían problemas en la estabilización de su deuda pública.

Señala un comunicado, el titular del área de Tesorería, Alberto Guzmán Díaz indicó que las acciones que se implementan para fortalecer las arcas municipales afianzan una posición de liquidez sólida en aras de incrementar su nivel de inversión financiada, principalmente con recursos internos.

Luego de ajustar de Estable a Negativa la perspectiva de las calificaciones de largo plazo en moneda extranjera y local de México, pero afirmando la nota en BBB+, Fitch Ratings también revisó en igual sentido la calificación de corporativos mexicanos, entre ellos la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y Petróleos Mexicanos (Pemex).

Una vez anunciada la decisión de Fitch, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, en una tarjeta informativa, respondió que el cambio de perspectiva obedece a un escenario distinto al que había hace dos meses, producto de la incertidumbre que genera el resultado del proceso electoral en Estados Unidos y su impacto en México.

Ante esto, según Fitch, el modesto perfil de crecimiento de México es una debilidad para su calificación.

Destacó que Standard and Poor's y Moody's ya la cambiaron también a negativa, pero empresas como Walmart y Santander han anunciado inversiones en el país, mientras que las licitaciones petroleras también hablan de la confianza en México.

Lo anterior, según Fitch, es consecuencia de la posibilidad de la renegociación o terminación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) con México, así como la aplicación de controles de inmigración más estrictos.

El crecimiento ha tenido un desempeño más bajo que el de sus pares de calificación y la carga de deuda pública (respecto del tamaño de la economía) en general ha aumentado de forma constante en años recientes.

Debido a eso las perspectivas de crecimiento para México en 2017 son inferiores a 2 por ciento y los riesgos de que sea menor persisten.

Además anticipó que se espera una mayor inflación en la economía mexicana que también limitará el crecimiento del consumo.

Para una economía que destina el 80 por ciento de sus exportaciones hacia Estados Unidos y que tiene en ese país a un importante proveedor de inversión extranjera directa, los intentos de renegociación del TLCAN aludidos por Trump pueden ser perjudiciales, explicó.

Fitch estimó que la deuda del Gobierno mexicano podría alcanzar alrededor de un 47% del PBI en 2017.



Сomo este

Más reciente




Recomendado