Mundo

Pyongyang listo para reaccionar a "cualquier tipo de guerra" de EE.UU

Pyongyang listo para reaccionar a

"Corea del Norte haría mejor en no poner a prueba su determinación, o la potencia de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos en esta región”, añadió Pence junto al primer ministro y presidente surcoreano en funciones, Hwang Kyo-Ahn".

El viaje de Pence al archipiélago nipón tiene lugar tras su paso por Corea del Sur, y en un momento de tensión máxima en la región tras las constantes exhibiciones de poderío militar del Norte, actitud a la que Washington ha respondido con el envío a la península coreana del portaaviones de propulsión nuclear USS Carl Vinson.

El vicepresidente de Estados Unidos afirmó que su país tratará de "poner de acuerdo a la comunidad internacional" para "aplicar más presión diplomática y económica" sobre Corea del Norte con vistas a conducirle a la desnuclearización.

El domingo, el asesor de seguridad nacional, el general HR McMaster, dijo que con respecto al programa nuclear de Corea del Norte "todas las opciones están sobre la mesa".

Unas horas antes, el vicepresidente estadounidense, Mike Pence, declaró desde Corea del Sur que se acabó la llamada "paciencia estratégica" con Corea del Norte.

El vicepresidente estadounidense arribó a Tokio desde el martes, procedente de Corea del Sur, para dialogar sobre la tensión con Corea del Norte tras los ensayos de misiles en marzo y abril, ordenados por el líder norcoreano, Kim Jong-un.

EE.UU.se ha apoyado en China, el principal aliado de Corea del Norte, para presionar a Pyongyang para que reduzca sus ambiciones nucleares.

Poco después, el portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, trato de calmar la situación al afirmar que el presidente Trump no marcará una "línea roja", es decir, un suceso o amenaza concreta que le resulte intolerable y que le llevaría a intervenir militarmente en Corea del Norte, por considerar que eso eliminaría su ventaja estratégica en ese conflicto.

Aunque esa retórica no se había escuchado antes de un diplomático de la ONU, sí es lenguaje típico de la delegación de Corea del Norte.

Lavrov replicó: "Si hay que interpretar esta fórmula como una amenaza para utilizar la fuerza de manera unilateral (...) entonces desde luego es un camino peligroso".

Sin embargo, si la República de Kim Jong-un decide lanzar un ICBM, los Estados Unidos intentarán derribarlo e imponer sanciones más fuertes, incluido el boicot secundario. El imprudente accionar de Estados Unidos para invadir la RDKN ha alcanzado una fase importante”, dijo Kim.

Pyongyang sigue adelante con su programa nuclear en busca de desarrollar una bomba nuclear transportable en un misil, así como su programa de cohetes cuyo objetivo es alcanzar la costa occidental estadounidense.



Сomo este

Más reciente




Recomendado