Negocios

Lula llegó a Curitiba para comparecer ante el juez Moro

Lula llegó a Curitiba para comparecer ante el juez Moro”

La suspensión de la institución localizada en Sao Paulo ocurre en la víspera del interrogatorio e Lula por el juez Sergio Moro, de Curitibia (al sur), por una de las acusaciones de corrupción que pesan contra el exejecutivo de Estado, Luiz Inácio Lula da Silva en el caso Lava Jato, sobre una red de sobornos masivos en Petrobras.

Lula estará respondiendo a los cuestionamientos que lo vinculan a un caso de investigación sobre un supuesto soborno por parte de la constructora OAS, la cual está sumergida en el escándalo de Petrobras y que supuestamente habría otorgado un departamento triplex de lujo en un balneario de Sao Paulo al ex mandatario brasileño, esto a cambio de "ventajas indebidas" según la definición judicial.

Cientos de manifestantes se desplazaron a Curitiba los últimos días para esta jornada de alta tensión, a la que también asistirá la expresidenta Dilma Rousseff, antecesora de Lula, quien viajó a la ciudad para apoyar a su mentor político.

La movilización fue organizada por el Partido de los Trabajadores (PT), el Movimiento de los trabajadores rurales Sin Tierra (MST) y diversas entidades sindicales y sociales.

Se espera que su comparecencia ante el juez Sergio Moro, que ha encabezado la investigación de corrupción más grande de Brasil, dure varias horas. "Lo que aquí se plantea es una lucha de clases", dijo a la AFP Gerson Castellano, un militante sindical del sector petrolero de 50 años.

La fiscalía acusa a Lula de haber recibido 3,7 millones de reales (1,16 millones de dólares al cambio actual) de OAS, incluyendo el apartamento de Guarujá y el costeo del almacenamiento de sus bienes personales y de su acervo presidencial entre 2011 y 2016.

"No tuvo ninguna participación en un esquema ilícito en Petrobras".

El expresidente lidera holgadamente los sondeos de intención de voto para los comicios de 2018 y los estudios más recientes muestran que la brecha en su favor crece, pese a ser también uno de los políticos con mayor índice de rechazo.

El Tribunal Superior de Justicia (STJ) de Brasil negó hoy un pedido de la defensa del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, que pretendía suspender el interrogatorio a que será sometido en el marco de una causa penal por corrupción.

La sentencia se conocerá en un plazo de 45 a 60 días, aunque algunos analistas apuntan que podría ser en apenas un mes.

Si es condenado, y el fallo ratificado en segunda instancia, el hombre que ganó fama mundial por capitanear el "milagro brasileño" hace una década deberá bajarse de la carrera al 2018.

El exmandatario niega todos los cargos y afirma que se trata de una persecución para impedirle volver al poder.



Сomo este

Más reciente




Recomendado