Deportes

Michel Temer: "Si renuncio es declaración de culpa"

Si el Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB) anunciaba hoy su salida, Temer prácticamente quedaba sentenciado a muerte.

El presidente Michel Temer dijo que pecó por "ingenuo" al recibir al empresario que lo grabó secretamente manteniendo una conversación comprometedora y reiteró que no renunciaría, porque eso sería admitir su propia "culpabilidad" en el escándalo que tiene en vilo a Brasil.

Temer es acusado de haber aprobado sobornos a Eduardo Cunha, figura clave dentro del Lava Jato además de principal impulsor del juicio político a la ex presidenta Dilma Rousseff, para que no abriera la boca y señalara a su gobierno. "Soy jefe del Ejecutivo".

La líder del Partido de los Trabajadores (PT) considera que la crisis política se inició en noviembre de 2014, después de las elecciones que ganó, con el "rechazo de los golpistas" de aceptar el resultado de las urnas, y que se agravó con el juicio político "fraudulento".

"Lo que queremos es la elección directa".

Como parte de un arreglo de reducción de pena, el empresario Joesley Batista declaró que le pagó a Temer y a sus aliados millones de dólares en sobornos y fondos ilegales para campaña.

La Orden de los Abogados de Brasil, la más importante entidad de la sociedad civil brasileña, decidió sumarse a los pedidos de destitución de Temer por 25 votos contra 1, al cabo de una asamblea que se extendió hasta la madrugada de este domingo.

En los audios difundidos hasta ahora, que Temer sostiene que han sido editados, el mandatario escucha inmutable o hasta llega a consentir diversas maniobras ilegales que le son relatadas por Batista, quien ha firmado un acuerdo de cooperación judicial sobre diversos asuntos de corrupción.

"Partidos de izquierda, sindicatos y organizaciones sociales convocaron ayer a protestas en todo el país con la consigna "¡Fora Temer!".

Belo Horizonte reunió a 50 mil personas según los organizadores, mientras que en Brasilia unas 300 personas se congregaron.

Temer continúa en busca de apoyo político para mantenerse vivo en el poder después del escándalo de corrupción que le salpica directamente. "Si quieren, que me derriben porque, si yo renuncio, es una declaración de culpa", manifestó el mandatario en una entrevista publicada por el diario Folha de Sao Paulo.



Сomo este

Más reciente




Recomendado