Negocios

AVANCE: Cuba afirma que medidas de Trump están destinadas al "fracaso"

El Gobierno de Cuba manifestó que la decisión del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, sobre revertir la política de diálogo entre ambas naciones supone un retroceso y destacó que las nuevas medidas previstas para reforzar el bloqueo fracasarán.

Además, pidió al gobierno cubano que "ponga fin al abuso hacia la disidencia" y dijo que solo en ese contexto -la liberación de los políticos presos, la legalización de todos los partidos políticos y la celebración de elecciones supervisadas y libres- estará dispuesto a sentarse a negociar un mejor acuerdo con el gobierno de la isla.

Trump denunció el carácter "brutal" del régimen castrista en Cuba, en un discurso en el que criticó el acuerdo firmado por Barack Obama, que "no ayuda a los cubanos y enriquece al régimen".

Cabe señalar que ésta no es la primera vez que Donald revoca medidas que Obama había aprobado, pues lo mismo pretende hacer con el Obamacare.

También señalaron que el discurso de Trump está "cargado de una retórica hostil, que rememoró los tiempos de la confrontación abierta con nuestro país".

Según el texto, Trump justificó esta política con supuestas preocupaciones sobre la situación de los derechos humanos en Cuba y la necesidad de aplicar rigurosamente las leyes del bloqueo, condicionando su levantamiento, así como cualquier mejoría en las relaciones bilaterales, a que la ínsula realice cambios inherentes a su ordenamiento constitucional.

"Se restringe aún más el derecho de los ciudadanos estadounidenses de visitar nuestro país, ya limitado por la obligación de usar licencias discriminatorias", criticó el gobierno cubano.

A través de un comunicado, el Gobierno de Cuba precisó que cualquier estrategia dirigida a cambiar el sistema político, económico y social en la isla, a través de presiones e imposiciones, estarán condenadas al fracaso. Tampoco se cortará el envío de remesas a Cuba.

Para el gobierno cubano, estas medidas "están destinadas a fracasar". Solo puede ser levantado por el Congreso de Estados Unidos y los legisladores, en especial aquellos de ascendencia cubana como el senador republicano de Florida Marco Rubio, no han mostrado interés en hacerlo.

La nueva política estadounidense elimina toda posibilidad de que los estadounidenses hagan turismo en la isla y prohíbe a las empresas norteamericanas hacer negocios con compañías cubanas controladas por las fuerzas armadas y los servicios secretos.



Сomo este

Más reciente




Recomendado