Mundo

Cierra Trump negocios de EU con emporios militares cubanos

Cierra Trump negocios de EU con emporios militares cubanos”

Dirigentes de la disidencia radical acogieron con beneplácito el endurecimiento de la política de Donald Trump hacia Cuba, pero líderes moderados consideraron este sábado que es una política condenada al "fracaso".

"Felicitaciones para Donald Trump por sus palabras, por su discurso claro, preciso y justo”, dijo Berta Soler, dirigente de las Damas de Blanco".

Trump condicionó el nuevo acuerdo a que haya avances "concretos" hacia la celebración de "elecciones libres" en Cuba y la liberación de "prisioneros políticos".

Ramón Saúl Sánchez, líder del moderado Movimiento Democracia que aboga por el levantamiento del embargo, dijo a la AFP que está "de acuerdo con este punto, porque desgraciadamente la economía cubana está tomada por los militares, que son una mafia". "(...) el régimen cubano sigue encarcelando a opositores políticos y acosando a disidentes (...) Si vamos a sustentar el lado bueno de esa relación, Cuba debe, absolutamente debe, abordar esos desafíos de derechos humanos".

Rodríguez añadió las nuevas restricciones impuestas por el Gobierno de Estados Unidos a sus particulares y empresas para vetar los negocios con empresas vinculadas a las Fuerzas Armadas de Cuba dañarán a su vez al sector privado de la isla.

"Cuando la anterior Administración de Washington (de Barack Obama) introdujo cambios sustantivos en su política hacia la isla, creíamos, y no sin fundamento, que no eran tanto una manifestación de buena voluntad, cuanto un reflejo del fracaso de la política del dictado y la sanciones", señaló la cancillería. Gracias a ello se ganó su apoyo en las urnas y logró la presidencia.

El primer mandatario calificó de "abuso de poder" la decisión de Trump de retroceder en el proceso de apertura de su país con la isla.

Trump derogó asimismo la Directiva Presidencial de Política "Normalización de las relaciones entre los Estados Unidos y Cuba", emitida por el presidente Obama el 14 de octubre de 2016, la cual aunque no ocultaba el carácter injerencista de la política estadounidense, ni el objetivo de hacer avanzar sus intereses en la consecución de cambios en el orden económico, político y social de nuestro país, había reconocido la independencia, la soberanía y la autodeterminación de Cuba y al gobierno cubano como un interlocutor legítimo e igual, así como los beneficios que reportaría a ambos países y pueblos una relación de convivencia civilizada dentro de las grandes diferencias que existen entre los dos gobiernos.

Aunque en las redes sociales altos funcionarios cubanos y empresas estatales han mostrado su rechazo a la decisión de Trump bajo la etiqueta #Cubaesnuestra, el Ejecutivo de Raúl Castro no ha realizado ningún comunicado oficial.

Además, el ministro de Relaciones de Exteriores de la isla, Bruno Rodríguez, se encuentra fuera del país, ya que inició ayer una gira europea que incluye paradas en Turquía, Eslovaquia, Austria, Italia y El Vaticano.



Сomo este

Más reciente




Recomendado