Mundo

'Falsa', historia de obstrucción a la justicia: Trump

'Falsa', historia de obstrucción a la justicia: Trump”

El fiscal especial Robert Mueller le está investigando por un posible delito de obstrucción a la justicia y ha llamado a altos cargos de inteligencia para comprobar si trató de socavar las pesquisas de la trama rusa.

El presidente de EEUU, Donald Trump, critió en su cuenta de Twitter la investigación abierta por el fiscal especial Robert Mueller, encargado de indagar sobre la interferencia rusa en las elecciones presidenciales del 2016, para determinar si este intentó obstruir a la justicia por ese caso, tal y como informó el periódico The Washington Post.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, sigue en el ojo de la tormenta por sus posibles vínculos con el Gobierno ruso que habría interferido en las elecciones que finalmente lo llevaron al poder y al frente de la Casa Blanca.

La semana pasada, el exjefe del FBI James Coney, despedido por Trump a comienzos de mayo, dio cuenta de presiones del presidente en la investigación sobre Rusia.

Ayer miércoles, el abogado de Trump, Marc Kasowitz, leyó un comunicado que decía: "La filtración de informaciones del FBI sobre el presidente es escandalosa, inexcusable e ilegal". Ahora hablan de obstrucción de justicia en esta historia falsa.

"Pero, según las fuentes de la publicación, la situación cambió rápidamente después de la dimisión de Comey", el 9 de mayo.

Estos funcionarios serían Dan Coats, director de Inteligencia Nacional; Michael Rogers, jefe de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA, por sus siglas en inglés); y Richard Ledgett, ex subdirector de la NSA.

La respuesta de la oposición no se ha hecho esperar: "Si Trump despide a Mueller, el Congreso volvería a nombrar a Mueller como fiscal especial inmediatamente". Según el código de Estados Unidos, que reúne el conjunto de leyes federales del país, "quienquiera que intente, de forma corrupta, (...) influenciar, trabar o impedir la buena administración de justicia, debe ser castigado".

Gingrich, expresidente de la cámara baja cuya esposa aguarda la ratificación del Senado como embajadora ante el Vaticano, acusó a Mueller en varios mensajes por las redes sociales de dirigir una investigación tendenciosa con el objeto de provocar la caída de Trump. Pero esa eventualidad presionaría al Congreso, de mayoría republicana, para poner en marcha un procedimiento político de destitución ("impeachment") contra el mandatario. Coats y Rogers eludieron responder preguntas sobre sus conversaciones con Trump en su último testimonio ante el Comité de Inteligencia del Senado.

Ante esto, cobra fuerza la hipótesis de obstrucción por parte del presidente, lo que puede derivar en una acusación formal.

Esta ampliación de la investigación es un "punto de inflexión", subraya el Washington Post, que añade que los investigadores también buscan posibles delitos financieros entre los colaboradores del millonario estadounidense.



Сomo este

Más reciente




Recomendado