Mundo

No negociaremos bajo presión: Cuba a Trump

No negociaremos bajo presión: Cuba a Trump”

En diciembre de 2014, Obama anunció que él y el líder cubano Raúl Castro restauraban las relaciones diplomáticas entre ambas naciones bajo el argumento de que la política a la que Estados Unidos se apegó durante décadas no pudo generar un cambio y que era momento de intentar una nueva postura.

Durante su alocución en Miami, Trump reconoció a los disidentes y también aludió a la represión y violencia del régimen cubano con ejemplos como la muerte en 1996 de los cuatro pilotos de Hermanos al Rescate, con la presencia de algunos de los familiares de las víctima. Estados Unidos mantendrá, no obstante, las relaciones diplomáticas con Cuba y su embajada en La Habana. "Hasta que las nuevas regulaciones estén en ejecución, las políticas de viaje actuales están en efecto, incluyendo los requisitos de viaje para nuestros consumidores, cuya mayoría deben obtener una visa para viajar a Cuba", explicó la empresa en una declaración.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dio marcha atrás con las medidas que había pactado su antecesor con Cuba.

Asimismo, son motivo de preocupación las violaciones de los derechos humanos cometidas por los Estados Unidos en otros países, como las detenciones arbitrarias de decenas de presos en el territorio ilegalmente ocupado por la Base Naval de Guantánamo en Cuba, donde incluso se ha torturado; las ejecuciones extrajudiciales y las muertes de civiles causadas por bombas y el empleo de drones; y las guerras desatadas contra diversos países como Irak, sustentadas en mentiras sobre la posesión de armas de exterminio masivo, con consecuencias nefastas para la paz, la seguridad y la estabilidad de la región del Medio Oriente. Y no reinstaurará la política de "pies secos, pies mojados", que garantizaba residencia a los cubanos que lograban pisar suelo estadounidense y que Obama eliminó poco antes de dejar la Casa Blanca. En este sentido, anunció que vigilará y denunciará las violaciones de los derechos humanos que cometa el gobierno cubano.

Negocios. Uno de los cambios más importantes de Trump es la prohibición de llevar a cabo transacciones con el Grupo de Administración Empresarial, S.A. (GAESA), la empresa de las Fuerzas Armadas cubanas que controla alrededor del 60 por ciento de la economía cubana. No eliminará tampoco los vuelos comerciales directos de Estados Unidos a Cuba o los cruceros, pero su política más restrictiva parece desalentar que se establezcan nuevos vínculos económicos.

Además, interpeló a La Habana a reformular el tratado firmado en 2015 con Obama: "Retamos a Cuba a que venga con un nuevo acuerdo que beneficie a los cubanos y a los estadounidenses".

Viajes. Otro cambio es hacer más estricto el proceso de autorización de los viajes a Cuba para los estadounidenses. Se busca de esta manera reducir considerablemente el ingreso de dinero a las arcas del régimen cubano. Desde entonces, Washington ha estado abriendo un incipiente flujo de intercambio comercial y permitió que los estadounidenses viajaran dentro de 12 categorías, ninguna de las cuales incluye el turismo.

Más de un cuarto de millón de estadounidenses visitó la isla en los primeros 5 meses de 2017, lo que representó un crecimiento de 145% frente a igual período de 2016, informó un portal cubano citando fuentes oficiales.



Сomo este

Más reciente




Recomendado