Negocios

Su abuela le regaló mil dólares, los invirtió y ahora es millonario

Su abuela le regaló mil dólares, los invirtió y ahora es millonario”

"Puedo decir orgullosamente que lo logré, y no voy a ir a la universidad", dice Finman.

En ese entonces, la moneda virtual tenía un valor de 12 dólares por unidad (aproximadamente unos ocho mil pesos chilenos), comparado a los 2.700 dólares que cuesta hoy (aproximadamente $1.800.000).

De esta manera, el joven inversor ha conseguido ganar la apuesta a sus padres, ya que actualmente tiene 18 años y 403 bitcoines, que podría vender mañana por más de un millón de dólares. Específicamente, no le agradaban sus maestros en la escuela secundaria. "Tenía a estos maestros que eran todos negativos". Uno de ellos me dijo que dejara la escuela y trabajara en McDonald's porque eso era todo lo que podría hacer por el resto de mi vida.

Sorprendentemente, sus padres -que se conocieron mientras completaban su doctorado en Stanford-, cumplieron su deseo. Así, con 12 años, Finman invirtió por primera vez 1000 dólares en Bitcoin, una moneda virtual que se caracteriza por ser descentralizada y no estar controlada por ninguna entidad financiera ni por ningún país.

Un adolescente estadounidense invierte un regalo de su abuela en bitcoins y ahora se ha convertido en un adinerado alcanzando 100.000 dólares.

Ya con US$ 100,000, Finman creó una compañía de educación en linea llamada Botangle que permitiría a estudiantes frustrados como él encontrar maestros por video chat. "Me mantuvieron a punta de pistola allí, que es bastante escalofriante, pero tengo este botón de emergencia que he programado en Android que te pone en altavoz pero apaga el audio y automáticamente marca un número de emergencia local ".

Con 15 años, Finman tenía 20 personas trabajando en su iniciativa y más de 100 usuarios activos que participaban en el proyecto.

Sin embargo, según narra el emprendedor a CNBC, su gran oportunidad llegó a principios de 2015, cuando un inversor le ofreció por su empresa 100.000 dólares o 300 bitcoines, cuyo precio por unidad era en ese momento un poco superior a los 200 dólares. Finman optó por los 300 bitcoins porque consideró que sería "la próxima gran cosa".

"En ese momento sus padres le preguntaron: "¿por qué no optaste por más efectivo?", a lo que Finman respondió que "lo pensaba más como una inversión". También se ha involucrado en otros proyectos, como trabajar para la NASA y lanzar un cohete a través del proyecto ELaNa. No lo sabe, pero está seguro de que no volverá a la educación.

La forma en la que el sistema educativo está estructurado ahora, no lo recomendaría. "No funciona para nadie". Recomendaría Internet, que es gratis. Con respecto a Bitcoin, el joven empresario es muy optimista. LEA MÁS: Bitcoin: ¿la moneda del futuro o una apuesta demasiado arriesgada?



Сomo este

Más reciente




Recomendado