Mundo

"Trump busca privar de recursos al aparato militar cubano" — Carlos Alberto Montaner

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, revirtió ayer parte de la histórica apertura del ex mandatario Barack Obama hacia Cuba, al imponer limitaciones más duras para los estadounidenses que viajan a la isla y restricciones para las empresas que hacen negocios con las fuerzas armadas en La Habana, asegurando que "con la ayuda de Dios lograremos una Cuba libre pronto".

"A partir de ahora, estoy cancelando completamente el acuerdo unilateral con Cuba", dijo Trump en un pequeño teatro en la Pequeña Habana de Miami, al anunciar al exilio cubano sus modificaciones.

En la práctica, esa revisión sería limitada.

Trump también encomendará a Rex Tillerson, secretario de Estado, convocar un grupo de trabajo sobre la expansión del acceso a internet en la isla y reiterará la oposición de Estados Unidos en cuanto a los esfuerzos de las Naciones Unidas para levantar el embargo a Cuba hasta que éste muestre más avances en el cumplimiento con los derechos humanos. Empresas aéreas y de cruceros hacia Cuba hicieron millonarias inversiones en los últimos dos años para prepararse al nuevo escenario bilateral.

La Habana consideró que las medidas impulsadas por Trump son un "recrudecimiento del bloqueo (.) que no solo provoca daños y privaciones al pueblo cubano y constituye un innegable obstáculo al desarrollo de nuestra economía, sino que afecta también la soberanía y los intereses de otros países".

No obstante el gobierno cubano se dijo dispuesto dialogar con Washington.

Si bien los sentimientos hacia Trump pueden ser encontrados en una comunidad tradicionalmente conservadora, el apoyo a esta medida en particular es monolítico, porque fuerza a los inversores extranjeros a entenderse directamente con los nóveles empresarios en la isla.

Para el gobierno cubano, Estados Unidos no está en condiciones de dar lecciones, al señalar que en ese país hay numerosos casos de asesinatos y brutalidad policiaca.

"Tenemos una relación muy respetuosa y constructiva con EEUU, pero siempre tuvimos una diferencia de opinión sobre el nivel de compromiso con Cuba", dijo el Primer Ministro en una conferencia de prensa con su homólogo belga, Charles Michel, de visita en Canadá.

"Es un retroceso de la política anterior de hace 50 años".

En cuanto a las personas que ya tengan programados viajes a Cuba, siempre que el viajero ya haya completado al menos una transacción relacionada con el viaje dentro de las normas vigentes, antes del anuncio del Presidente, tales como comprar un vuelo o reservar alojamiento, todas las demás transacciones pendientes para ese viaje serán autorizadas, sin importar que el viaje se complete antes o después de las nuevas regulaciones que emita OFAC. El endurecimiento de la restricción a los viajes fue criticado por el embajador de Cuba en Washington.

El magnate estadounidense justificó esta política con supuestas preocupaciones sobre la situación de los derechos humanos en la isla y la necesidad de aplicar rigurosamente las leyes del bloqueo, a menos que la nación caribeña realice cambios sustanciales en su orden interno. "Cuídense!", escribió José Ramón Cabañas en Twitter, junto a una fotografía de turistas paseando en La Habana.

En los primeros cinco meses de este año 284.565 ciudadanos estadounidenses visitaron Cuba bajo las 12 categorías, una cifra que representa la cantidad total de norteamericanos que vinieron a la isla en todo 2016.



Сomo este

Más reciente




Recomendado