Cultura

Desde que Rubí es famosa, ya ni de su abuela se acuerda

Desde que Rubí es famosa, ya ni de su abuela se acuerda”

Uno de sus hijos, enfermo y también de la tercera edad, la cuida, la asea y recolecta PET para darle de comer a su madre.

En exclusiva el diario de San Luis, Pulso, reveló que mientras la popular Rubí disfruta de fama y dinero, su abuela Demetria García de 97 años sobrevive de la recolección de botellas de plástico.

En el lado opuesto de su nieta, Demetria pasa hambre y frío cuidando de un hijo enfermo.

El tío de Rubí no siempre logra juntar recursos para alimentar a su mamá, su trabajo es recolectar material de reciclaje, con lo que logra obtener unos 50 pesos, a veces hasta 90, cuando bien le va.

Felipe se ve limitado en poder hacer más, está saliendo de una cirugía de cataratas a la que fue sometido...

El señor cuenta que, cuando sale de su casa, se retira con mucha incertidumbre de que algo le vaya a pasar a su madre porque no puede moverse.

La señora vive en Matehuala con Felipe, hermano de Crescencio y tío de Rubí, quien se encuentra en malas condiciones de salud, indica el medio.

Felipe asegura que su hermano Cresencio Ibarra García (el padre de Rubí) no los visita.

"Ni nos invitaron a la fiesta, somos pobres", señaló Felipe a la edición.

Felipe recordó que hace muchos años dejaron la comunidad de La Joya, del municipio de Villa de Guadalupe. Hace más de 25 años, "me vine con mi madrecita a Matehuala en busca de trabajo, fuimos cinco varones, todos ahora separados, yo me quedé con mi madrecita, no la podía dejar sola, aunque la pobreza nos ahoga pero sobrevivimos, por ella lucho con lo poco que gano para darle de comer", asegura Felipe.

Eso sí, también hay quienes dicen que no es obligación de Rubí, mantener a su abuela, pero que debería estar en contacto con ella.



Сomo este

Más reciente




Recomendado