Mundo

Mañana decide Rajoy si interviene sobre Cataluña para controlar la región

Mañana decide Rajoy si interviene sobre Cataluña para controlar la región”

El Gobierno español, presidido por Mariano Rajoy, dio cinco días al presidente de Cataluña, Carles Puigdemont, hasta el lunes próximo, para que confirme si ha declarado la independencia de esa región española, según fuentes oficiales.

En el caso de que la respuesta sea positiva, da un segundo plazo, hasta el jueves 19, para que rectifique y vuelva a la legalidad, ya que en caso contrario llevará a la práctica el artículo 155 de la Constitución, que otorga al Gobierno español la facultad de asumir directamente funciones desempeñadas por las autoridades autonómicas.

Puigdemont afirmó en el Parlamento regional que asume el mandato del pueblo catalán en el referendo de autodeterminación del 1 de octubre para que Cataluña se convierta en un Estado independiente en forma de república.

Sin embargo, no lo hizo de manera expresa, y en cambio pidió "demorar los efectos de esa declaración" de independencia "algunas semanas" para tratar de iniciar negociaciones con el gobierno central español que permitan alcanzar una solución acordada, rebajar las tensiones y avanzar las exigencias catalanas.

Según Rajoy, el derecho a decidir, invocado por los secesionistas, "no existe en un país democrático" y añadió que "ni un solo país del mundo" se ha podido tomar "mínimamente en serio" esa consulta del 1 de octubre, "que no resiste la más elemental prueba" de transparencia y neutralidad.

"En la respuesta que el presidente de la Generalitat dé, se marcará el futuro de los acontecimientos de los últimos días", agregó el líder conservador, quien con su anuncio abrió la vía del polémico artículo 155 de la Constitución, nunca antes aplicado en democracia.

Al parecer, la ambigüedad de la postura de Puigdemont estuvo dirigida a sosegar a los separatistas más fervientes, pero también a generar apoyo -tanto en Cataluña como a nivel internacional- mediante la provocación de otra respuesta severa del gobierno de Rajoy.

Pero advirtió de que "no es posible aceptar bajo la apariencia de un diálogo equívoco la imposición unilateral de puntos de vista que se saben imposibles de aceptar por una de las partes".

"No es posible establecer un diálogo para acordar sobre lo que está expresamente prohibido en el artículo 2 de la Constitución: negociar sobre la titularidad de la soberanía que corresponde al conjunto de los españoles y sobre la indivisibilidad de España".

En rechazo frontal a la posición del presidente español se manifestaron los diputados de las formaciones independentistas Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) y Partido Demócrata Europeo de Cataluña (PDeCAT), quienes le reprocharon su "empeño" por mantener la unidad de España a toda costa.



Сomo este

Más reciente




Recomendado