Mundo

May emplaza a Rusia por el exespía envenenado

May emplaza a Rusia por el exespía envenenado”

Rusia pidió este lunes poder acceder a la sustancia química que provocó el envenenamiento del exespía ruso Serguéi Skripal en Gran Bretaña antes de dar las explicaciones que exige Londres, afirmó este martes el ministro de Exteriores ruso Serguéi Lavrov.

"Los dos líderes acordaron la necesidad de consecuencias", agregó la nota, "para aquellos que usan estas atroces armas en flagrante violación de las normas internacionales".

El 4 de marzo, el ex espía ruso Skripal, de 66 años, y su hija Yulia, de 33, fueron encontrados inconscientes con síntomas de envenenamiento, cerca de un centro comercial de Salisbury, en el sur de Inglaterra.

Con base en eso, así como al historial de "asesinatos patrocinados" por Moscú y "la visión de Rusia sobre algunos desertores como blancos legítimos de asesinatos", Londres ha concluido que "es altamente probable" que el Kremlin esté detrás del ataque.

May indicó que el envenenamiento ocurrió "con el telón de fondo de un patrón bien establecido de agresión del estado ruso" y aseguró que Londres está listo para adoptar "medidas mucho más amplias" contra Rusia que en el pasado.

Se trata "de la primera vez que se usan gases nerviosos en Europa desde la Segunda Guerra Mundial", añadió Johnson.

El presidente estadounidense Donald Trump, que acababa de cesar al secretario de Estado Rex Tillerson, no discrepó este miércoles de lo expresado por el dirigente destituido y aceptó la autoría rusa. Una vez que tengamos los hechos concretos, si estamos de acuerdo con ello, entonces vamos a condenar a Rusia o a quien sea.

La sustancia utilizada en el ataque fue identificada por los expertos del laboratorio británico Porton Down como parte de los agentes nerviosos conocidos como Novichok.

Fortalecido por el apoyo de la Unión Europea, Estados Unidos y la OTAN, el gobierno de Theresa May celebró por la mañana su habitual reunión semanal, dominada por el intento de asesinato del excoronel ruso Sergei Skripal y su hija Yulia en Salisbury (sudoeste), a la que siguió un encuentro más restringido del gabinete de seguridad Cobra.

- Expulsión de diplomáticos, un cibertaque.

"Es una auténtica tortura, es imposible de imaginar". El horror es inimaginable', explicó al diario británico Daily Mail sobre este gas que paraliza e impide respirar antes de matar.

"Aunque sobrevivan, no se recuperarán", vaticinó el científico ruso en declaraciones al Daily Telegraph.

El caso recuerda al de Alexander Litvinenko, el exespía ruso envenenado con polonio radiactivo en 2006 en un céntrico hotel de Londres.



Сomo este

Más reciente




Recomendado