Negocios

UE no reaccionará a los aranceles hasta reunirse con el Gobierno estadounidense

UE no reaccionará a los aranceles hasta reunirse con el Gobierno estadounidense”

Esto, porque a partir de ahora, el acero que ingrese a Estados Unidos pagará un impuesto de 25% y el aluminio de 10%, con excepción del que proviene de Canadá y México, países asociados al Tratado de Libre Comercio de América del Norte, que a su vez está siendo revisado por el gobierno de Trump.

Aunque ayer la Unión Europea (UE), al igual que algunas capitales, ha mantenido la cautela y evitado la colisión frontal, la comisaria de Comercio, Cecilia Malmström, advirtió de que "la primera opción de la UE siempre es el diálogo pero, llegados a la situación, responderemos".

China pidió a Estados Unidos que retire "lo antes posible" esos nuevos aranceles, pues alertó de que tendrán un "grave impacto" sobre el comercio internacional.

La asociación acerera de Japón expresó su preocupación por las medidas.

En el mismo tono se pronunció Corea del Sur, que lamentó la decisión de Trump, a quien anticipó que evalúa acudir a la OMC.

La Unión Europea considera que, dada la "estrecha relación de sociedad en seguridad y comercio" que mantiene con Estados Unidos, debería beneficiarse de una exclusión, dijo Mälmstrom. "El proceso de negociaciones para la modernización del TLCAN sigue su curso de manera independiente", apuntó el ejecutivo mexicano, mientras que el canadiense aseguró lo tratarán "como dos temas por separado".

Por su parte la patronal europea del acero, Eurofer, calificó de "absurda" la decisión de EU con el pretexto de la seguridad nacional y abogó por una respuesta comunitaria.

La medida de Trump generó malestar entre los aliados de Estados Unidos y emergieron miedos del inicio de una guerra comercial.

El secretario de Comercio, Miguel Braun, viajó este fin de semana a Washington y mantendrá reuniones con funcionarios estadounidenses para tratar los aranceles al acero y aluminio y reiterar el pedido de que incluya a la Argentina en la nómina de países excluidos de los gravámenes de 25 y 10 por ciento, respectivamente.

Esa medida provocará "graves perjuicios" a las exportaciones brasileñas, "ampliamente" favorables a Estados Unidos, según el comunicado conjunto de la cancillería brasileña y del Ministerio de Industria y Comercio.



Сomo este

Más reciente




Recomendado