Medicina

Hombre pierde las piernas por rasguño de su perro

Hombre pierde las piernas por rasguño de su perro”

Hace un año y medio la vida del doctor Jaco Nel cambió por completo.

Luego de dos semanas, el doctor enfermó y sus síntomas eran similares a los de la gripe, por lo que creyó que con un poco de descanso se repondría rápidamente. En medio de uno de los habituales juegos con su mascota Harvey, un cocker spaniel, se le prendió una bacteria mortal: la septicemia, que es la principal causa de muerte por infección.

El hombre pasó cinco días en coma y varios meses en el hospital. Al despertar se sentía confuso, desorientado y no comprendía lo que pasaba a su alrededor. "No escuché el teléfono cuando me buscaban al faltar al trabajo", contó en el programa Victoria Derbyshire de la BBC donde habló para dar a conocer la enfermedad.

Medios internacionales informan que este incidente ocurrió hace un año y medio; Jaco Nel perdió las dos piernas por debajo de la rodilla, todos los dedos de una mano y sufrió una desfiguración en su nariz y labios que le genera dificultad para hablar y comer.

Aunque el caso de Nel es extremo, en el mundo hay 20 millones de personas que padecen esta enfermedad, de las cuales ocho millones no logran sobrevivir.

"Mi pareja vino y me encontró en un estado terrible". "Llamó a los servicios de emergencia y se portaron genial: inmediatamente se dieron cuenta de que era septicemia y empezaron a tratarme de urgencia allí mismo", expresó.

En estos casos es clave obtener un diagnóstico temprano para poder recuperarse. Pero si no, con cada hora que pasa se incrementa el riesgo de muerte.

"Me fallaron los riñones y también me hicieron diálisis durante dos meses", añadió. "Siempre fui una persona determinada, nada me detiene", expresó.

"Me sentí profundamente deprimido, sentí ira y en algunos momentos pensé que no lo podría soportar", recordó.

Pudo volver a caminar luego de tres meses de terapias. En un momento, Jaco notó que su perro le había hecho un rasguño en la mano, pero no se alertó y simplemente limpió la herida con agua y jabón. Y después, nadie notó los síntomas de la infección que empezaba a manifestarse: "arrastraba las palabras al hablar, perdí la coordinación y el equilibrio, tenía la piel moteada... pero nadie lo vio", lamentó.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) explica que esta enfermedad se produce cuando el sistema inmunológico se sobrecarga.

El problema inicial puede ser leve y comenzar en cualquier parte, desde un corte en un dedo hasta una infección urinaria. Si no se trata a tiempo, puede causar daños catastróficos, como lesiones en los tejidos, fallo de órganos y hasta la muerte.

Identificar un caso de septicemia es difícil, ya que los primeros síntomas varían mucho y además se pueden confundir fácilmente con gripe u otras infecciones.



Сomo este

Más reciente




Recomendado