Mundo

Brasil rompió su récord de homicidios

Brasil rompió su récord de homicidios”

El informe dedica un apartado a la tasa de homicidios contra la población negra, que entre 2006 y 2016 ha aumentado un 23,1 por ciento, llegando a 40,2 asesinatos por cada 100.000 habitantes. Para entenderlo mejor: es lo suficiente para llenar más de dos tercios del estadio Camp Nou, el más grande del viejo continente.

Este prestigioso organismo público recolectó y procesó la información junto con la empresa privada Fórum Brasileiro de Segurança Pública para realizar el Atlas de la violencia 2018, recién publicado.

El número de asesinados es un 26% superior al registrado en la década anterior, lo que sumado a la abultada tasa de homicidios actual convierten a Brasil en uno de los países más peligrosos del mundo, de acuerdo al estudio publicado por el Instituto de Investigación Económica Aplicada (IPEA).

El número de víctimas por armas de fuego se aproxima al millón (910.000) en el período entre 1980 y 2016, año en que el porcentaje de homicidios por armas de fuego fue del 71,1 % del total. "La victimización por homicidio de jóvenes en el país es un fenómeno denunciado a lo largo de las últimas décadas, pero que permanece sin la debida respuesta en términos de políticas públicas que efectivamente vengan a enfrentar el problema", señaló el reporte.

Otro de los hallazgos del Atlas de la Violencia tiene que ver con la raza o color de piel de las víctimas. De las personas víctimas de homicidio en 2016, el 71.5% eran negras o pardas.

"La desigualdad racial en Brasil se expresa de modo cristalino en lo que se refiere a la violencia letal y las políticas de seguridad". El estudio destaca que los negros son las principales víctimas de la acción letal de las policías y el perfil predominante de la población presidiaria de Brasil.

¿Qué hacer entonces? El reporte sostiene que si se quiere reducir la violencia en Brasil es necesario reflexionar sobre las cifras. "Es sobre la base de evidencias como éstas que políticas eficientes de prevención de la violencia deben ser diseñadas y focalizadas, garantizando el efectivo derecho a la vida y a la seguridad de la población negra", indicó.

La tasa nacional, un promedio de todo el país, alcanza los 30,3 asesinatos cada 100.000 habitantes, casi 30 veces más que el promedio en Europa y muy por encima de sus vecinos, especialmente en Paraguay (9,29), Argentina (6,53) y Uruguay (8), según datos de la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito.En América el promedio se encuentra en 16,3 homicidios, con Venezuela (70,71), Honduras (63,75) y El Salvador (60) a la cabeza.

Para 2016, apenas siete estados brasileños (de 27 que integran el territorio) redujeron sus índices de violencia letal: Sao Paulo, Espíritu Santo, Río de Janeiro, Mato Grosso, Pernambuco, Paraná y Distrito Federal. Sergipe y Maranhão, en el norte, le siguen con un crecimiento del 121%. En séptimo lugar quedó Fortaleza, capital del estado de Ceará, al noreste del país y en el décimo Belém, capital de Pará.

El estado de Sao Paulo (sureste), el más rico del país, también es el más seguro: redujo sus tasas de violencia un 46,7% en una década, y los autores del informe atribuyen este éxito a la mejor organización policial y al control responsable de las armas de fuego. De hecho, desde 2000 ha mantenido la reducción en los asesinatos. En el caso de Río de Janeiro, las tasas venían disminuyendo desde 2003, pero en 2012 esa tendencia cambia "y en 2016 hubo un fuerte crecimiento de los índices".



Сomo este

Más reciente




Recomendado