Mundo

Actualidad: No hay señales de los chicos perdidos en una cueva inundada

Actualidad: No hay señales de los chicos perdidos en una cueva inundada”

Fuerzas estadounidenses y un equipo de buzos británicos llegaron a Tailandia este miércoles para ayudar en la búsqueda, al cumplirse cinco días de su desaparición.

Las esperanzas se depositan en una isleta interior, conocida como "la playa de Pattaya", en la cavidad central de la cueva y a la que los equipos de rescate aún no han logrado acceder.

Se cumple una semana desde que el incierto destino de un equipo de fútbol infantil y su entrenador mantiene conmocionada a Tailandia. "Los buzos están dispuestos a volver en cuanto el nivel del agua haya bajado a un nivel aceptable", ha explicado la marina tailandesa en Facebook.

También de Myanmar y Laos se han sumado apoyos a los que ya había sobre el terreno, entre ellos 32 efectivos del Ejército estadounidense, así como tres buzos británicos y un experto en cuevas de Reino Unido, además de cinco de China.

Lo que comenzó como una excursión luego del entrenamiento, terminó de la peor forma: doce futbolistas juveniles y su director técnico se encuentran desaparecidos desde el sábado pasado en la cueva Than Luang Nang Non, al norte de Tailandia.

Mientras tanto, un grupo de búsqueda de la policía ha entrado en la cueva desde la superficie, después de haber perforado una vía de 50 metros de largo en la ladera de la montaña.

Los menores, de entre 11 y 15 años, entraron a la gruta con sus bicicletas, pero tal como trascendió, se vieron en apuros luego de que un diluvio aumentara el torrente subterráneo del lugar.

La madre de uno de los niños dio la alerta al ver el sábado por la noche que su hijo no regresaba. Los equipos de búsqueda encontraron dentro de ella el martes impresiones de las manos y pies de los desaparecidos, lo cual evaluaron como pruebas de vida. Padres y socorristas son aislados, las autoridades brindan informaciones escasas y en no pocas ocasiones contradictorias. Debajo de la jungla en la provincia de Chiang Rai, la cueva puede inundar hasta 20 pies durante las fuertes lluvias. "Si sacamos a los niños de allí, sabremos cómo enviarlos al hospital en helicóptero", añadió, precisando que varios hospitales de la región participaban en el ejercicio aprovechando un tiempo más benévolo tras las lluvias torrenciales de los últimos días.

Grupos de monjes budistas también han organizado ceremonias religiosas en la entrada de la cueva, y en otras partes a lo largo del país, en las que se pronuncian plegarias con la esperanza de que sean rescatadas las 13 personas.

Miembros de los servicios de rescate bombean el agua de la cueva Tham Luang durante la operación de recate de los jugadores de fútbol y su entrenador desaparecidos.



Сomo este

Más reciente




Recomendado