Mundo

Edicion Impresa: Suman los muertos en Nicaragua por acción paramilitar pro Ortega

Edicion Impresa: Suman los muertos en Nicaragua por acción paramilitar pro Ortega”

Ya la situación en Nicaragua fue debatida durante la sesión ordinaria del Consejo el último miércoles, cuando el secretario ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Paulo Abrao, pidió a la OEA exigir al gobierno de Daniel Ortega el "fin inmediato a la represión y las detenciones arbitrarias, así como a todas las demás violaciones a los derechos humanos".

"Es un informe apresurado y carente de objetividad. Se requiere de tiempo, imparcialidad y de una actitud profesional para informar con aproximación a la verdad de lo que realmente ocurre en Nicaragua", sentenció Moncada Colindres minutos después de la presentación de Abrao. De acuerdo con su exposición, estas "atrocidades" han sido ignoradas "por un grupo de países que niega la capacidad de las autoridades nicaragüenses a defenderse".

A pesar de su insistencia en la poca autenticidad del análisis del organismo liderado por Abrao, únicamente Venezuela de los 35 países que forman la OEA siguió ese discurso.

"En Nicaragua, minorías violentas altamente organizadas y financiadas desde el exterior y movilizadas por un ideología de odio han actuado de un modo cruel y barbárico, secuestrando a cientos de inocentes e incendiando muchas propiedades", comentó Lambertini.

Almagro opinó que la violencia como herramienta política "hace perder legitimidad inexorablemente a cualquier propósito ético-político".

Pero varios países, entre ellos Estados Unidos, México, Colombia y Chile, expresaron su "enérgica" condena a la violencia, urgiendo a ponerle fin.

Estos países censuraron también las agresiones físicas que sufrieron los obispos de la basílica de San Sebastián, en la ciudad nicaragüense de Diriamba.

No obstante, la iglesia anunció que seguirá mediando en el diálogo nacional para hallar una salida pacífica a esta crisis.

Consultado por los congresistas sobre qué otras medidas se podrían tomar para presionar al gobierno de Daniel Ortega, Trujillo respondió que la aprobación de más sanciones bajo la Ley Global Magnitsky y las revocaciones de visas individuales podrían configurar una "presión bilateral" para encontrar una solución diplomática a la crisis que atraviesa Nicaragua desde el mes de abril.

Las protestas comenzaron el 18 de abril por unas fallidas reformas de la seguridad social y se convirtieron en un reclamo de la renuncia del mandatario, tras 11 años en el poder, con acusaciones de abuso y corrupción.



Сomo este

Más reciente




Recomendado