Mundo

Etiopía y Eritrea declaran el fin de la guerra

Etiopía y Eritrea declaran el fin de la guerra”

El presidente de Eritrea, Isaías Afewerki, y el primer ministro de Etiopía, Abiy Ahmed, han firmado este lunes una Declaración Conjunta de Paz y Amistad que pone fin a la guerra entre los dos países. "Ambos Estados promoverán una estrecha cooperación en las esferas política, económica, social y cultural, así como en el ámbito de la seguridad", detalló el titular eritreo de Información, Yemane Meskel.

El consejo dio la bienvenida al compromiso de Eritrea y Etiopía de esforzarse juntos para garantizar la paz, desarrollo y cooperación regionales, y desea la activa participación de Eritrea en la Autoridad Intergubernamental para el Desarrollo (IGAD), un bloque comercial regional. Poco después de la firma de la declaración, Abiy partió de Eritrea para regresar a Adís Abeba tras una estadía de dos días. "En Ethiopian sentimos un inmenso honor y alegría por reanudar los vuelos previstos a Asmara después de 20 años, tras la visita a Eritrea del primer ministro, Abiy Ahmed", ha señalado en un comunicado el presidente de la aerolínea, Tewolde GebreMariam. Además, el acuerdo incluye el restablecimiento del transporte y de las telecomunicaciones entre los dos países.

La cumbre del domingo se organizó luego del anuncio hace un mes de Abiy que expresó la voluntad de Etiopía de ceder a Eritrea un territorio fronterizo disputado que sigue ocupando a pesar de un fallo contrario de una comisión independiente internacional de 2002 respaldada por la ONU.

El rechazo de Etiopía a ceder este territorio bloqueaba las relaciones bilaterales, a pesar de que los dos países pusieran fin a las hostilidades luego de la guerra que los opuso entre 1998 y 2000 y que dejó 80.000 muertos.

Eritrea era una entidad autónoma federada de Etiopía, anexada en 1962 por el emperador etíope Haile Selassie I. Luego de casi 30 años de guerra contra el poder central, Eritrea expulsó en 1991 a las tropas etíopes y declaró su independencia en 1993.

En abril de este año Abiy, de 42 años, llegó al poder en Adís Abeba, lo que allanó el camino para normalizar relaciones.

Abiy lanzó reformas sin precedentes en el segundo país más poblado de Africa. Así es cómo se refirió Meskel a la frontera delimitada en el Acuerdo de Argel que estipula que las dos partes acepten la decisión de la Comisión de Fronteras de Eritrea y Etiopía como "final y vinculante", y que se convirtió en el pasado en un motivo de disputa porque el entonces presidente etíope, Meles Zenawi, solo aceptó "en principio" la concesión a Eritrea de la ciudad de Badme, epicentro de la guerra. Las tropas etíopes debían retirarse de la zona. Los dos mandatarios no se habían reunido en casi veinte años. Con la independencia eritrea, Etiopía se había quedado sin salidas al mar, y tuvo que desmantelar su Armada; el primer ministro etíope ya había negociado con otros países de la región como Somalia, Yemen o Yibuti para garantizarse salidas portuarias y reconstruir las fuerzas marítimas del país.



Сomo este

Más reciente




Recomendado