Negocios

Adif y Virgin firman un protocolo para experimentar el hyperloop en Málaga

Adif y Virgin firman un protocolo para experimentar el hyperloop en Málaga”

El protocolo firmado entre ambas entidades crea el marco para la ubicación del centro en la nave de experimentación de Adif en Bobadilla (Málaga), que actualmente se encuentra fuera de uso y que así comenzará a utilizarse gracias a su arrendamiento comercial.

"En consecuencia, el protocolo suscrito hoy permitiría desarrollar, probar y validar en España los componentes de este sistema diseñado para desplazamientos de hasta 1.200 km/h, consiguiendo posteriormente su certificación según la regulación europea", dice Adif en un comunicado.

Una vez superadas las fases de pruebas y validación, el centro de experimentación de hyperloop permanecerá en España para dar soporte a las operaciones, el mantenimiento y la expansión internacional del sistema.

"Con sus sólidos sectores de transporte de alta velocidad, aeroespacial y alta tecnología, así como su excelente talento, España es ideal para el Centro de pruebas y desarrollo avanzado de Virgin Hyperloop One", ha afirmado Rob Lloyd, CEO de Virgin Hyperloop One.

El espacio habilitado para el proyecto tiene una superficie superior a los 19.000 metros cuadrados, y acogerá los equipos requeridos para las pruebas de 'hardware' necesarias para el desarrollo del Hyperloop.

Se estima que las instalaciones que Virgin habilite en España alcancen el referido valor de 500 millones de euros (433 millones de euros), incluyendo zonas de fabricación, plataformas de pruebas y equipos. Pero, advierte, que la inversión está supeditada a obtener 126 millones de euros en convocatorias de ayudas públicas (préstamos y subvenciones a I+D+i para las instalaciones).

La empresa pública española asegura que esta instalación generará importantes oportunidades comerciales de alto valor e impulsará el crecimiento económico en la región.

Su secreto: la levitación magnética, utilizada tradicionalmente en trenes de alta velocidad, como en el caso de Japón. Las partes que han rubricado el protocolo colaborarán para la implantación de este ecosistema que permitirá a las empresas exportar sus habilidades y productos a otros países donde se comercializan los proyectos de Virgin Hyperloop One.

Sus promotores defienden que se trata de un sistema de transporte autónomo y cerrado, que elimina así efectos de errores humanos y de condiciones meteorológicas adversas, y que, al ser eléctrico, no emite C02.

En la región serán necesarios otros centros de innovación en materiales, de producción de sistemas de levitación magnética, de seguridad en túneles, de técnicas avanzadas en electrónica y telecomunicaciones, de procesos complejos de operaciones de transportes en demanda, y de nuevas aplicaciones telemáticas entre infraestructura y vehículos, entre otros.

La principal ventaja desde el punto de vista ecológico consiste en que, al tratarse de un sistema eléctrico, no provoca emisiones de carbono directas. En la actualidad, y según sus datos, Virgin Hyperloop ha logrado ensamblar la cápsula y desarrollar el sistema de levitación y guiado, el sistema de propulsión, el tubo y la generación de vacío.

El año pasado, en una prueba, un prototipo alcanzó una velocidad de la cápsula de 387 kilómetros por hora en unas instalaciones de ensayo de Nevada (Estados Unidos).



Сomo este

Más reciente




Recomendado