Saca, expresidente de El Salvador, en el banquillo de los acusados


Mundo

Saca, expresidente de El Salvador, en el banquillo de los acusados

Saca, expresidente de El Salvador, en el banquillo de los acusados”

El expresidente de El Salvador Elías Antonio Saca (2004-2009) confesó hoy ante una corte penal la forma en la que organizó y ejecutó el desvío y lavado de más de US$300 millones de dólares del presupuesto estatal, y de los que más de US$50 millones fueron a parar a su patrimonio y al de sus allegados.

Charlaix dijo también durante su confesión frente al Tribunal Segundo de Sentencia que Saca ordenó crear, desde el primer día de gobierno, un nuevo reglamento interno que "permitía el manejo discrecional de los fondos públicos" provenientes de los Gastos Reservados de la Presidencia.

El exmandatario, un empresario de 53 años que fue capturado en octubre de 2016 durante la celebración de la boda de uno de sus hijos, gobernó el empobrecido país centroamericano entre 2004 y 2009.

Este jueves, Saca confesó que recibió cheques por 13,3 millones de dólares que luego entregó a su secretario privado, Elmer Charlaix, para que los depositara en alguna de las 16 cuentas bancarias que abrieron.

Fuentes cercanas al caso afirmaron que los demás imputados, Francisco Rodríguez Arteaga, Pablo Gómez y Jorge Herrera, quienes eran los empleados de Casa Presidencial que presuntamente ayudaron a saquear $351 millones, quedaron fueran del trato, pero según su abogada defensora, es probable que busquen un acuerdo con Fiscalía.

Según expuso la Fiscalía ante el Tribunal Segundo de Sentenciael expresidente Saca, Rank, Charlaix y Funes enviaron un escrito directo al fiscal general, Douglas Meléndez, admitiendo los delitos el pasado 17 de julio y el fiscal avaló el documento hasta el 23 del mismo mes, atendiendo lo que ordena la legislación salvadoreña.

"Le expliqué (a Hernández) tal como me lo sugirió el señor Tóchez, de una forma para poder beneificiarse de fondos públicos, la confianza de ellos era mediante la instrasición de sociedades y aparentar que prestaban servicios a la Presidencia y que de esa manera podía sacar dinero de la Presidencia para luego pasararlas a cuentas de este servidor o intentara pasarselas a las empresas o las sociedades en este caso las del señor Jorge Hernández", siguió en su declaración.

El expresidente y tres colaboradores admitieron el martes pasado delitos de corrupción a cambio de un "juicio abreviado" para reducir a menos de 10 años la pena de prisión a la que están expuestos. "El proceso abreviado no es ningún beneficio", dijo Cortez, aunque se pidió la pena mínima. A Hernández se le pagaba el 20% del dinero que tenía que transferir, el cual alcanzó en algún momento, según la declaración de Saca, un monto de $100,000 mensuales.

"Aquí se ha venido a un juicio a aceptar culpabilidad, a aceptar condena y a hacer una propuesta de devolución de bienes", comentó por su parte Mario Machado, el abogado de Saca.

Indicó además que fue una decisión de Saca aceptar delitos que le imputan pero "no en la totalidad que dice la Fiscalía".

Tony Saca acepta sin culpa todo lo antes detallado.

Se conoció que la Fiscalía aún no resuelve su petición.



Сomo este

Más reciente




Recomendado