Tecnología

Encontró la NASA indicios de agua en Júpiter

Encontró la NASA indicios de agua en Júpiter”

En parte, las mediciones de la sonda en sus minutos finales de existencia cumplieron con las expectativas de los científicos, pero hubo también varias sorpresas. Pero la sonda no encontró ni rastro de ella. Júpiter es un gigante de gas que contiene más del doble de la masa de todos los demás planetas combinados.

Científicos de la NASA encabezados por el astrofísico Gordon L. Bjoraker y Máté Ádámkovics, de la Universidad Clemson, detectaron firmas químicas de agua sobre las nubes de la Gran Mancha Roja de Júpiter.

El equipo de expertos estaban intentado descifrar los secretos de la Gran Mancha Roja de Júpiter, una increíble tormenta que es mucho más grande que la Tierra y que lleva azotando al planeta desde hace unos 150 años. Emplearon los datos de radiación recogidos por instrumentos de dos telescopios terrestres: iSHELL, en el Telescopio de Infrarrojos de la NASA; y el espectrógrafo de infrarrojo cercano del Telescopio Keck 2, instalados en la cumbre de Maunakea, en Hawái.

El equipo encontró evidencias de tres capas diferentes de nubes en la Gran Mancha Roja, la más profunda de ellas entre 5 y 7 bares. La altitud de Júpìter se mide en bares ya que no cuenta con una superficie sólida como la Tierra. Y al parecer, la más profunda de las tres capas de nubes identificadas por los investigadores están, efectivamente, hechas de agua congelada. "Nuestro estudio actual se centró en la mancha roja, pero los proyectos futuros podrán calcular cuánta agua existe en todo el planeta", dijo Ádámkovics en un artículo de EurekAlert.

El agua puede desempeñar un papel decisivo en los procesos climáticos de Júpiter, ayudando así a los investigadores a entender con más profundidad la naturaleza de la atmósfera turbulenta del planeta. Además, donde hay potencial de agua líquida, la posibilidad de vida no se puede descartar del todo. "Aunque parezca poco probable, la posibilidad de vida en Júpiter no está fuera del alcance de nuestra imaginación".

Actualmente, los científicos estudian los datos ofrecidos por la sonda Juno, de la NASA, que fue lanzada en 2011, llegó en 2016 y terminará su vida útil en 2021. Se espera que las observaciones de Juno coincidan con los nuevos descubrimientos, y de ser así, aplicarían el mismo modelo al resto del inmenso mundo y otros planetas gaseosos como Neptuno o Saturno.



Сomo este

Más reciente




Recomendado