Cultura

"Mi mamá biológica era mi hermana" — Abel Ayala

En Podemos Hablar, Ayala habló de su vida en a calle desde los 9 años y las crudas situacones que tuvo que vivir en esas condiciones. "Me crié con mis abuelos y de muy chiquito me fui de casa, a los 9. No volví más, me fui a vivir a la calle", dijo al principio el actor.

"Un día llegó (el director del film, Juan Carlos) Desanzo y nos reunieron en el comedor a todos los chicos y nos contaron que estaba preparando una película sobre la vida de un pibe de la calle y que él quería trabajar con un pibe de la calle", contó. No sé por qué lo hice, pero no hubo una transición concreta.

"Éramos muchos, muchos tíos, muchos primos, mucha gente, y no estaba claro el tema de las relaciones. En ese momento mi mamá biológica era mi hermana y mi abuela era mi mamá biológica, supuestamente", continuó el actor. Era lo que ellos me decían, y yo creía eso. "Me fui a vivir a Constitución y gracias a la ayuda de unos asistentes sociales terminé en un hogar".

Mientras continuaba con su relato, sorprendió a todos contando que conoció a Nicole Neumann, quien también estaba invitada, cuando el tenía 11 años: "Ella vino a visitarnos al hogar". Cada vez que llegaba alguien a visitarnos era muy lindo. "Me fui a los 17 años del hogar y ya había empezado a trabajar, cuando hice El Polaquito, a los 12". Si bien muchos lo conocieron ahí, su historia en los medios comenzó en 2003, participando en "El Polaquito", película que cuenta la historia de un chico que se crió en la calle.

Ayala hizo el casting y a los dos meses los coordinadores del hogar le dijeron que era el elegido. "La llegada de 'El Polaquito' me abrió la posibilidad de conocer otros universos".

El actor indicó además que nunca volvió a buscar a su familia, sino que ellos lo encontraron "al tiempo, cuando yo ya estaba en el hogar". "Después me alquilé una casita con mi mejor amigo del hogar", contó entre lágrimas. "Era el Hogar El Arca, en Moreno. La plata me la manejaba la gente del hogar, alquilé una casa gigante y era re loco, porque nos levantamos a las 3 de la mañana y si teníamos ganas de tomar helado nos íbamos a comprar helado", concluyó.

Emocionado, Ayala intentó explicar por qué su familia le había ocultado la verdadera identidad de su madre, pero no pudo.



Сomo este

Más reciente




Recomendado