Mundo

Expolicía cubano confiesa detalles del macabro asesinato de dos mujeres

Expolicía cubano confiesa detalles del macabro asesinato de dos mujeres”

Hareton Jaime Rodríguez Sariol, un ex policía cubano que llegó a Miami en una balsa, ahora se ha confesado como autor de un monstruoso crimen.

Jaime Rodríguez Sariol acompañaba a su novia Elizabeth Rodríguez Rubio de 48 años y a la nieta de esta Angie Caroline Rodríguez Rubio de 12 a su casa de Maryland tras participar en un servicio religioso; pero nunca llegaron.

De acuerdo a la declaración de Rodríguez Sariol a la policía, éste tomó un arma calibre 22 que le había dado a su novia para que se protegiera y apuntó a la mujer. Justo en ese momento Sariol ve en el celular de su novia un mensaje que le provocó un disgusto muy fuerte, según informó The Winchester Star. Decapitó los cadáveres y abandonó los cuerpos en el Parque Nacional Shenandoah. Las cabezas las mantuvo en una bolsa en el auto hasta que decidió prenderle fuego y abandonarlo. La policía halló el vehículo y dentro de él una carcasa de pistola calibre 22. Esa misma noche enterró las cabezas al borde de la carretera interestatal 81.

Los familiares de la novia del asesino denunciaron la desaparición de esta y Rodríguez Sariol fue detenido como sospechoso de secuestro la noche del 7 de agosto. Un mes después confesó a las autoridades, que ya habían hallado el auto y el arma homicida, donde había enterrado las cabezas y los cuerpos de las víctimas.

"Yo sospechaba que algo no estaba bien con él". Ambos estaban vestidos de completo uniforme de la Policía Nacional Revolucionaria (PNR), y durante un tiempo los dos hombres vivieron juntos. "Un día me dijo que más adelante me contaría su verdadera historia y cuando le hablé de la posibilidad de visitar Cuba después de siete años, me dijo que no podría regresar nunca porque tenía cosas pendientes con la justicia", comentó Michel Herrera, amigo de Rodríguez Sariol vía telefónica. "Elizabeth hasta viajó a Cuba en busca de unos papeles de él para casarse".

Según un vecino de Rodríguez Sariol y Rodríguez Rubio, la relación entre la pareja era muy mala; pero el asesino nunca había aparentado ser un hombre violento. En Texas sacó una licencia para manejar camiones. "Están en shock con la noticia", dijo.

Según otro conocido de Rodríguez Sariol en Texas afirmó que las discusiones con Rodríguez Rubio eran constantes. Discutían mucho por un hombre de la iglesia a la que ambos iban. Lo que nadie puede explicarse, según uno de esos testimonios, es por qué la niña tenía que ser una víctima.



Сomo este

Más reciente




Recomendado