Mundo

Donald Trump celebra "victoria" republicana en elecciones legislativas

Donald Trump celebra

El resultado electoral significará que los demócratas tendrán poder en la Cámara baja para iniciar investigaciones sobre el gobierno de Donald Trump -con la fuerza de las citaciones bajo desacato-, como la respuesta federal a la emergencia causada por el huracán María y el trámite de proyectos de asignaciones dirigidos a la reconstrucción de la isla.

La solidez de la economía de Estados Unidos mitigó las pérdidas de los republicanos.

Con el control de los poderes Ejecutivo y Legislativo, el Partido Republicano tenía la capacidad de impulsar y aprobar en solitario las iniciativas legislativas que consideraba pertinentes como, por ejemplo, los recortes de impuestos aprobados en diciembre de 2017.

Menos éxito tuvieron con los intentos por derogar y reemplazar la Ley de Protección al Paciente y Cuidado de Salud Asequible, conocida como Obamacare, una de las promesas de los republicanos para los comicios de 2016 que no pudo materializarse por divisiones en sus propias filas.

Pelosi, quien será a partir de enero la presidenta de la Cámara Baja estadounidense después de ocho años en manos conservadoras, insistió en que el logro de los demócratas no tiene que ver con las diferencias partidistas, sino con "conservar los valores constitucionales" de Estados Unidos.

En cuestión de horas, la estrategia de Trump pasó de la concertación a la amenaza. Esa investigación podría ser reabierta.

Sin embargo, la oposición salió de estos comicios con avances que reflejan una buena estrategia para ganar distritos específicos -nominando a candidatos surgidos de minorías-, pero sin una estrategia general para enfrentar a Trump ni mucho menos, un claro aspirante para medirse con él en dos años.

La oposición a Trump resultó ser un factor más motivador para los demócratas que el respaldo al mandatario para los republicanos. "Nuestro trabajo continúa", señaló Obama.

Seguramente los demócratas, que fueron objeto de ataques extremos por parte de Trump durante la campaña, aprovecharán la oportunidad para devolver los golpes.

Pero afirmó que, si los demócratas lanzan investigaciones en su contra desde la Cámara baja, como en el asunto de sus planillas de contribuciones, "vamos a hacer lo mismo, y el gobierno se paralizará, y les echaré la culpa". "Los republicanos superaron todas las expectativas, no hubo una ola azul demócrata".

"Creo que soy la mejor persona para avanzar hacia la unificación, para negociar" con los republicanos, subrayó Pelosi.

Trump llama a los medios el “enemigo del pueblo”.

"Ayer fue una Gran Victoria, y bajo toda la presión de los medios de comunicación unos medios de comunicación horrendos y hostiles", agregó. "Ahora, podemos volver a ponernos a trabajar para hacer las cosas", escribió.

El periodista se enzarzó en un tenso tira y afloja con Trump, que después de responder a varias de sus preguntas le retiró la palabra. "Honestamente, creo que usted debería dejarme dirigir el país. usted dirija CNN", respondió alzando su voz. Entretanto, en una escena insólita, una ayudante del mandatario aparecía en escena para tratar de arrebatarle el micrófono al periodista, aunque finalmente no logró su objetivo en el forcejeo y fue este quien acabó cediendo el turno.

Ante las advertencias de los demócratas, en el sentido que podrían usar su nueva mayoría en la Cámara de Representantes para investigar a Trump y acelerar las pesquisas de las cuales ya es objeto, el Presidente estadunidense reviró diciendo que en ese caso haría lo mismo respecto de sus rivales, echando mano de la mayoría republicana en el Senado e incluso del Departamento de Justicia (del que, por cierto, ayer corrió al procurador Jeff Sessions).



Сomo este

Más reciente




Recomendado