Negocios

"El diablo se cuela por los bolsillos" — Francisco

El Pontífice reflexionó sobre el séptimo mandamiento del decálogo: "No robarás" durante la audiencia general del miércoles 7 de noviembre de 2018 en la Plaza de San Pedro en el Vaticano.

Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días!

"La Providencia, sin embargo, no ha dispuesto un mundo 'en serie', sino que hay diferencias, condiciones diversas, de modo que se puede vivir proveyéndose los unos a los otros". ¡Pero el mundo es uno solo!

También indicó que la "riqueza del mundo hoy está en las manos de la minoría, en las manos de pocos, la pobreza, o mejor, la miseria es motivo de sufrimiento para tantos, sino para la mayoría". Lo que falta es un "espíritu empresarial libre y previsor, que garantice una producción adecuada, y un enfoque de apoyo, que garantice una distribución justa". Si en la tierra hay hambre - prosiguió - no es porque falta el alimento. La posesión es una responsabilidad, y cada bien sustraído a la lógica de la Providencia de Dios es traicionado en su sentido más profundo”. "Toda riqueza, para ser buena, debe tener una dimensión social", subrayó.

Francisco volvió a recurrir al Catecismo: "El hombre, al servirse de esos bienes, debe considerar las cosas externas que posee legítimamente no sólo como suyas, sino también como comunes, en el sentido de que puedan aprovechar no sólo a él, sino también a los demás".

El Papa aseguró que si eres rico, es una responsabilidad que tienes: "lo que poseo verdaderamente es lo que sé donar", dijo. De hecho, si no puedo dar algo, es porque eso me posee, tiene poder sobre mí y me esclaviza. La posesión de bienes es una ocasión para multiplicarlos con creatividad y usarlos con generosidad, y así hacer crecer en la caridad y en la libertad”. 2, 4, ver St.5, 11).

Así, advirtió: "Muchas veces hemos escuchado lo que el pueblo de Dios dice: 'El diablo entra por los bolsillos'".

"Primero llega el amor al dinero, el afán de poseer, luego la vanidad: 'Yo soy rico y presumo de la riqueza' y al final, llega el orgullo y la soberbia. El pontífice concluyó afirmando que “lo que nos hace ricos no son los bienes sino el amor". "Este es el modo de actuar del diablo en nosotros pero la puerta de entrada son los bolsillos", concluyó el papa.

"No robarás significa ama con tus bienes, aprovecha tus medios para amar como puedes". Entonces tu vida se vuelve buena y la posesión se vuelve realmente un don. Porque la vida no es tiempo para poseer, sino para amar”.+. Populorum progressio, 17: " Pero cada uno de los hombres es miembro de la sociedad, pertenece a la humanidad entera. "La solidaridad universal, que es un hecho y un beneficio para todos, es también un deber".

En los saludos a los fieles de lengua española Francisco rogó que "el Señor Jesús nos conceda entender que la vida no es un tiempo para poseer sino para amar con nuestros bienes, porque solo tenemos aquello que sabemos donar". Que la Virgen María nos ampare e interceda por nosotros.



Сomo este

Más reciente




Recomendado