Mundo

Escándalo en el Vaticano por el hallazgo de restos humanos

Escándalo en el Vaticano por el hallazgo de restos humanos”

El martes al caer de la tarde y durante una obras en una dependencia de la Nunciatura vaticana ante Italia se hallaron huesos humanos. El jefe de exorcistas del Vaticano, nombrado por Juan Pablo II, afirmó en 2012 que en la desaparición de Orlandi podría haber sido un caso de explotación sexual seguido de homicidio.

La Santa Sede dijo que el fiscal de Roma había sido llamado y que los investigadores forenses trataban de determinar la edad y el género de los huesos, así como la fecha de fallecimiento.

Tras estas revelaciones fue investigado el exrector de la basílica de San Apolinar Piero Vergari, que autorizó enterrar a De Pedis en ese templo a cambio del pago de unos 450 000 euros y que también trabajó durante un período en la Nunciatura del Vaticano en Italia donde se encontraron los restos.

Emanuela Orlandi era hija de un empleado de la Santa Sede, de un funcionario de la Prefectura de la Casa Pontificia, y tenía pasaporte vaticano.

Entre lo que se dijo con el paso de los años sobre las razones que estarían detrás de la desaparición de la joven, se encuentra, por ejemplo, que un grupo terrorista la raptó para forzar la liberación de Mehmet Ali Agca, el turco que había atentado contra Juan Pablo II en 1981. De entre todos los restos que la policía encontró en el sarcófago -donde se guardaban los huesos de De Pedis y de más de una decena de cadáveres que se remontaban siglos atrás- ninguno coincidió con el ADN de Orlandi.

Los investigadores se fijarán especialmente en si el DNA coincide con el de Emanuela Orlandi o el de Mirella Gregori, dos menores que desaparecieron en Roma en 1983 por separado.

La nota subraya que "la Gendarmería vaticana ha intervenido de inmediato en el lugar, informando a los superiores de la Santa Sede" que han alertado a su vez "a las autoridades italianas para el desarrollo de las investigaciones apropiadas y la colaboración necesaria en el asunto".

Sin embargo, jamás se supo qué había ocurrido a Emanuela.

La declaración del Vaticano sobre el hallazgo "información de poca información", señaló Laura Sgro, abogada de la familia de Emanuela Orlandi.

El hermano de Orlandi, Pietro, lleva décadas intentando averiguar qué le pasó y ha acusado al Vaticano de permanecer en silencio.

Sin embargo, una llamada anónima en 2005 a un programa de televisión indicó que los restos estaban enterrados junto a los del mafioso Enrico 'Renatino' De Pedis, quien encabezó la banca Magliana. La misma fuente también apunta que los despojos encontrados podrían pertenecer a Mirella Gregori, otra joven de la misma edad que también desapareció en 1983.

Supuestamente escrito por un cardenal, detallaba aparentes gastos para mantener a la chica durante el cautiverio. El Vaticano calificó rápidamente el documento de falso, pero nunca explicó qué estaba haciendo en ese archivo.



Сomo este

Más reciente




Recomendado