Tecnología

Hallaron restos de una nueva especie de dinosaurio en Neuquén

Hallaron restos de una nueva especie de dinosaurio en Neuquén”

Los representantes de la especie recién descubierta pertenecían al grupo de herbívoros de cuello y cola larga entre los cuales existieron tanto especies gigantescas que pesaban más de 70 toneladas, como las enanas que no superaban los 10 metros de longitud.

El hallazgo permitió la reconstrucción casi completa de los cráneos y esqueletos de esta nueva especie bautizada Lavocatisaurus agrioensis.

"Esto también significó el primer registro de un desplazamiento en grupo dentro de los dinosaurios rebaquisáuridos", destacó José Ignacio Canudo, de la Universidad de Zaragoza y autor principal del estudio.

"Encontramos la mayor parte de los huesos del cráneo: el hocico, las mandíbulas, gran cantidad de dientes, también los huesos que definen la órbita de los ojos y pudimos hacer una reconstrucción muy completa", explicó Carballido, quien al año pasado presentó al mundo el Patagotitan mayorum, el dinosaurio más grande conocido hasta hoy.

Estos dinosaurios se han encontrado también en África y Europa, constituyendo así una de las pruebas de que estos continentes estaban unidos en el Cretácico Inferior, de manera que los animales podían desplazarse desde Europa a Sudamérica por tierras emergidas.

La provincia de Neuquén, lugar donde se encontraron los restos, resulta inusual pues en esa época era una zona desértica, con lagunas esporádicas.

El hallazgo se produjo en el centro de la provincia de Neuquén.

El ejemplar adulto encontrado en Argentina medía 12 metros. Los restos corresponden a un ejemplar adulto, de unos doce metros, y dos juveniles, de entre seis y siete metros.

En este sentido, recordó que en aquel entonces América del Sur y África aún no habían terminando de separase por lo que también se descubrieron dinosaurios rebaquisáuridos en África y en Europa.

La misma aridez del ambiente indica que los restos fósiles de estos tres ejemplares no fueron desplazados y reunidos por un cauce de agua, sino que se desplazaban en grupo y fallecieron juntos.

El nombre científico de este vecino es 'Lavocatisaurus agrioensis' en honor a René Lavocat, un paleontólogo francés que en la década de los 1950 encontró los primeros fósiles de rebaquisáuridos en el Sáhara, familia a la que pertenece este espécimen.

El equipo de investigadores que realizó el hallazgo publicado en la revista científica Acta Palaeontológica Polonica estuvo compuesto además de Canudo y Carballido por Alberto Garrido (MOZ - Neuquén) y Leonardo Salgado (UNRN-CONICET).

"Si bien, se cree que este grupo de saurópodos pudo haber estado adaptado para moverse en ambientes más bien áridos, de vegetación baja, con poca humedad y poca agua, es un ambiente en el que uno no estaría buscando fósiles", concluyó Carballido.

Previamente, en Nigeria, se había encontrado un cráneo bastante completo dentro del grupo de los rebaquisáuridos. Este descubrimiento reveló que los dientes de esta especie eran alargados con la forma de un lápiz y tenían la capa de esmalte más gruesa del lado externo, es decir, hacia los labios; y que, además, tenían una faceta de desgaste de ángulo bajo que sería provocada por dicha estructura queratinosa.



Сomo este

Más reciente




Recomendado