Mundo

Nace primer bebé tras trasplante de útero de donante muerta

Nace primer bebé tras trasplante de útero de donante muerta”

De ella ha nacido por cesárea a las 35 semanas de gestación una niña completamente sana de dos kilos y medio. La saludable pequeña nació pesando 5.6 libras y casi un año después, la madre y la bebé están sanas. En cambio, hasta ahora habían fracasado todos los intentos con órganos de mujeres fallecidas.

Los médicos brasileños explicaron que trataron a una mujer con el llamado Síndrome de Mayer-Rokitansky-Küster-Hauser (MRKHS, según las siglas en inglés), una rara malformación congénita del útero.

Cuando comenzó a tener la menstruación, se le introdujeron los óvulos ya fecundados y a continuación dio inicio la fase natural del embarazo. En septiembre de 2016, a la mujer, que entonces tenía 32 años, se le trasplantó el útero de una de 45 que había fallecido poco antes. El equipo médico del Hospital das Clínicas de Sao Paulo considera que este logro facilitará "la adopción generalizada" de este tipo de trasplantes.

Hasta ahora, "el único embarazo acontecido después de un trasplante de útero retirado post mortem fue en 2011 en Turquía" y resultó en un aborto espontáneo, según el doctor Srdjan Saso, del departamento obstétrico del Imperial College de Londres.

De esta forma, las posibilidades de realizar trasplantes de útero se multiplican ya que ahora se tendrán en cuenta también a las donantes fallecidas, señala Dani Ejzenberg, del hospital universitario de las Clínicas de Sao Paulo (Brasil).

Desde la primera donación de un útero a partir de una mujer con vida, en 2013 en Suecia, se llevaron a cabo 39 trasplantes, de los cuales 11 permitieron dar a luz a la paciente.

Pero él mismo reconoce que las donantes de útero vivo son escasas y que normalmente se trata de familiares o amigas cercanas a la receptora, por eso el éxito de un embarazo en un útero de una donante muerta es importante. El útero fue retirado durante la cesárea para poder cesar el tratamiento inmunosupresor, muy duro para la paciente.

"Permite hacer uso de una población potencial de donantes mucho más amplia, con costos más bajos y evita los riesgos quirúrgicos en las donantes vivas", le dijo a la BBC. La beba y su mamá dejaron el hospital al cabo de tres días.



Сomo este

Más reciente




Recomendado