Mundo

Capturan al terrorista italiano Battisti tras permanecer 40 años fugado — Bolivia

Capturan al terrorista italiano Battisti tras permanecer 40 años fugado — Bolivia”

El jefe del gobierno italiano Giuseppe Conte había adelantado poco antes detalles de la operación de traslado, luego de mantener una conversación telefónica con el presidente brasileño Jair Bolsonaro. Permaneció detenido hasta su salida de Bolivia en locales de Interpol en Santa Cruz.

Según el ministro, Battisti deberá hacer una parada en Brasil para cambiar de avión ya que la aeronave que los trasladará no cuenta con la autonomía suficiente para llegar hasta Italia. Italia ha reclamado todos estos años su detención y extradición. "El 'regalito' está llegando", prometió.

Salvini elogió la labor de la policía de Bolivia y del nuevo gobierno de Brasil por dar seguimiento al caso, y calificó a Battisti de "delincuente que no merece vivir cómodamente en la playa sino terminar sus días en prisión". Salvini agregó: "Mi primer pensamiento va a los familiares de las víctimas de este asesino, que durante demasiado tiempo gozó una vida que vilmente quitó a otros, protegido por la izquierda de medio mundo", dijo. "Se hará finalmente justicia para las víctimas del terrorismo", reaccionó de forma más sobria el exjefe de gobierno italiano Paolo Gentiloni. En caso de obtenerlo, no podría ser enviado a Italia ni a Brasil.

Bolivia, donde Morales buscará la reelección en octubre, optó por resolver el dilema entregándolo directamente a los italianos, sin conceder al poderoso vecino de ultraderecha la oportunidad de exhibirlo como trofeo de guerra.

Italia envió el domingo un avión a Bolivia para recoger a un miliciano comunista que fue capturado casi tres décadas después de ser condenado por asesinato, allanando el camino para el fin de una larga lucha de las autoridades italianas por llevarlo ante la justicia.

En su pedido de refugio a Bolivia, el italiano deploró "la nefasta coincidencia" de gobiernos "de ultraderecha" en Italia y Brasil.

Nacido en 1954, Cesare Battisti militó en un grupo de extrema izquierda Proletarios Armados por el Comunismo (PAC) y fue condenado a cadena perpetua por su implicación en cuatro homicidios y otros delitos terroristas cometidos en 1960-1980, un período de militancia armada y violencia callejera conocido como Años de plomos, por el título de una película dirigida por Margarethe von Trotta.

Requerido por Italia, Battisti era prófugo de la justicia brasileña después de que la Corte Suprema de Brasil -país donde vivía desde 2004- ordenara en diciembre pasado su arresto "inmediato" con la finalidad de extraditarlo al país europeo. Fue arrestado en Río de Janeiro en 2007 y el gobierno italiano solicitó entonces su entrega, pero el entonces presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva le concedió asilo en 2010. Un día después, el entonces presidente Michel Temer firmó la orden de extradición reclamada desde hacía años por Italia.

Lula negó la extradición de Battisti el último día de su segundo mandato -el 31 de diciembre de 2010- a pesar de que el Supremo la había autorizado desde 2009 en un fallo no vinculante.

Su detención, por un equipo de la Interpol compuesto por agentes brasileños e italianos, ha tenido lugar un mes después de que "desapareciera" de Brasil, cuyo Tribunal Supremo había ordenado su detención para que fuera extraditado.



Сomo este

Más reciente




Recomendado